¿HABLAMOS?

Blog

¿Sobre qué quieres leer?

/El benchmarking en el marketing: 3 motivos para utilizarlo

Publicado por Elena Claveras el 1/10/2019

¿Te suena la palabra benchmarking? Seguramente sí. Es posible que la hayas oído pero no sepas lo fundamental que es en el marketing.

El benchmarking es una comparativa de los productos, servicios o herramientas empleadas por la competencia para ver en qué estado se encuentra nuestra empresa en relación a ella. Esto sirve para ver en qué puntos hay que mejorar y poder trabajar en ellos.

darts-856367_1920Normalmente, se escogen dos o tres empresas líderes del sector y se delimitan los aspectos que se quieren comparar. También es posible escoger los negocios que representan nuestra competencia directa (no necesariamente los líderes), ya que las similitudes con nuestra empresa en cuanto a tiempo y recursos será mayor. Después, en vista de los resultados,  es conveniente realizar una estrategia acorde a lo que se quiere conseguir.

Las ventajas de realizar una comparativa inicial son muchas; a continuación vamos a destacar tres.

1. Conocer el estado del sector 

¿Cómo vamos a establecer los objetivos de comunicación y marketing de nuestra empresa si no sabemos qué sucede en nuestro sector? ¿Cómo saber si los objetivos que nos hemos marcado son realistas o no? Antes de establecer los objetivos hay que conocer qué hacen el resto de empresas, especialmente aquellas con las que queremos competir o a las que queremos parecernos.

2. Implementar una estrategia de comunicación y marketing más eficaz

Una vez sepamos qué hacen los demás, podremos definir unos objetivos SMART para nuestra empresa y establecer unas acciones para lograrlos. Todo ello constituye la estrategia y se plasma en el Plan de marketing. En definitiva, el benchmarking es la herramienta básica que nos va a ayudar a "centrar el tiro" de nuestra empresa.

Crear una buena estrategia es vital para poder competir en el mundo digital hoy en día. Si elaboramos un plan de marketing o unas acciones de comunicación sin haber realizado previamente un benchmarking, es muy posible que no lleguemos a nuestro público objetivo.

3. Detectar áreas de mejora en nuestra empresa

Revisar lo que hacen los demás puede servir para ver en qué estamos fallando o en qué podemos mejorar. Por ejemplo, si todos nuestros competidores están utilizando Facebook activamente para comunicarse con los posibles clientes y nosotros no, puede que estemos perdiendo una importante fuente de leads.

¿Solo se puede hacer un benchmarking si aún no se ha implementado la estrategia de comunicación de la empresa? Por supuesto que no. Es una herramienta flexible que debe actualizarse cada cierto tiempo, a medida que cambia nuestra competencia y el mercado.

Como se ve,  la utilidad de una buena comparativa es enorme. ¿Te gustaría aplicarla en tu empresa? En Tiralíneas podemos ayudarte. ¡Consúltanos!