10 claves para escribir una buena línea de asunto en tus emails

Publicado por Lidia Montesino el 7/4/2021

Accedo al correo, echo un vistazo a la bandeja de entrada y leo el asunto de los emails nuevos recibidos. Abro los que me interesan y los que no, a la papelera directos o a la bandeja de spam. Esos no han conseguido pasar la primera criba. Hasta ahí su recorrido.

El asunto, una de las claves de las aperturas

Cuando creamos una campaña de email marketing, el primer objetivo que esperamos conseguir es tener el mayor número de aperturas posible. Ese es el primer paso para lograr que nuestro mensaje llegue a su destinatario. Pero ¿qué hace que un usuario abra un mail o no?

Cuando un correo está en la bandeja de entrada, los únicos elementos visibles son el remitente, el asunto y quizás algo del texto del encabezado. Sin duda, conocer el remitente es una de las razones por las que nuestra audiencia puede decidir abrir un correo. Pero hay otro elemento clave que jugará un papel fundamental en esta decisión: la línea del asunto. Si lo descuidamos, podremos perder las aperturas. Esto significa que nuestros suscriptores nunca llegarán a leer o interactuar con el contenido de nuestros envíos.

email-asunto-correo

Cerca de la mitad de quienes reciben un email deciden abrirlo basándose en el asunto. Pero lo peor es que también muchos deciden marcarlo como spam basándose también en la misma razón. Así que, no dejes la tarea de escribir el asunto para el último minuto. Aunque solo sea una frase, dedícale su tiempo. Conseguir un mayor porcentaje de apertura depende en gran parte de ello.

10 Recomendaciones 

Para que te resulte más sencillo, hoy te presentamos aquí 10 recomendaciones que te ayudarán a crear las líneas de asunto de tus campañas de email marketing:

  1. Intenta escribir una línea de asunto corta. Esta recomendación tiene sus matices. Si escribimos un asunto de email corto con el fin de que sea más atractivo, quizás nos dejamos fuera alguna información importante y, por el contrario, si es demasiado largo, quizás nos reste impacto. Entonces, ¿por qué recomendamos que el asunto sea más bien corto? Por una sencilla razón. Los límites de caracteres que se muestran en la línea de asunto si consultas tu correo desde tu móvil es bastante reducido y, teniendo en cuenta el incremento del uso de dispositivos móviles por parte de los usuarios, lo mejor será adaptarse en cierta medida a ello. 
  2. Aplica el inbound marketing también a la hora de escribir el asunto de tus campañas de emailing. Si para decidir a quién vas a enviar cada comunicación has realizado una buena labor de segmentación, no generes asuntos genéricos que podrían enviarse a cualquier contacto. Piensa en las necesidades de ese público segmentado e invítales a abrir el correo para saber cómo resolverlas.
  3. Crea expectación. Nos resulta difícil resistirnos a algo que nos despierta curiosidad y si sabemos manejar bien esta herramienta, nos puede dar muy buenos resultados. Si la línea de asunto describe el contenido del correo pero deja al lector con la sensación de querer saber más, es buena señal. Si lo consigues seguro que tu campaña tendrá un buen resultado.
  4. Personaliza el asunto.  A todos nos gusta sentirnos especiales, únicos. Que se dirijan a nosotros por nuestro nombre nos transmite que no somos un usuario más de la base de datos, sino que somos importantes para quien nos hace el envío. Los correos que incluyen el nombre del destinatario en el asunto o algún otro dato conocido elevan el porcentaje de apertura y generan mayor confianza en tu audiencia.
  5. Emplea palabras clave. Utiliza palabras clave y, si puede ser al principio, mejor. Como ya te hemos comentado antes, dependiendo del dispositivo en el que abras el correo, el texto del asunto se recorta y quizás no llegues a ver el final de la frase. Además, cuando leemos prestamos más atención al inicio de las oraciones.
  6. Utiliza números. El uso de cifras o porcentajes atrae la atención del usuario, por lo que siempre que puedas, echa mano de ellos. Si se usan de una manera correcta, los números destacan en medio de las palabras. 
  7. Evita ciertas palabras. No caigas en la tentación y utilices palabras como regalo, urgente, obsequio, gratis... Estas son algunas de las palabras que los filtros de spam identifican como peligrosas. Si es así, tu email acabará en la bandeja de spam. También puede ocurrirte que el propio destinatario lo confunda con ese tipo de envíos y lo acabe ignorando. 
  8. No a las mayúsculas. Por mucho que quieras impresionar, evita escribir en mayúsculas. Como ya sabrás, en internet se perciben como hablar gritando. Y esa no es nuestra intención. Además, esa es otra de las técnicas utilizadas en muchos correos spam, por lo que si no quieres que te confundan diferénciate elaborando un asunto gramaticalmente bien escrito y con una puntuación correcta.
  9. Fuera promesas falsas. Impresionar, atraer, enganchar, pero, lo más importante, sin crear falsas expectativas.  La línea del asunto debe ir en consonancia con el contenido de nuestro mensaje. Esto evitará que el usuario se sienta frustrado una vez que haya abierto el correo y generará confianza por parte del destinatario.
  10. Prueba A/B. Los test A/B pueden ser útiles a la hora de sacar conclusiones sobre las líneas de asunto que funcionan mejor con tu audiencia. Analizando los resultados del correo A en comparación con el correo B iremos obteniendo información que nos servirá para próximos envíos. 

Ese trabajo de análisis conviene que lo realicemos, no solo cuando hacemos pruebas A/B, sino en cada envío. Los datos nos permitirán sacar conclusiones y corregir errores para volver a probar. Cada vez estaremos más cerca del asunto "perfecto".